Lema

Un lugar para compartir las emociones del canto belliniano.

Vincenzo Bellini (1801-1835)

Vincenzo Bellini (1801-1835)
A te, o cara, amor talora mi guidò furtivo e in pianto ....

punto de partida

"Cuando sube el telón la imaginación vuela sobre las sonoridades que se elevan desde el foso místico de la orquesta y la tragedia de Norma o la locura de Elvira llenan de nostalgia nuestros corazones y nos trasladan a un mundo irreal en el que la palabra a través del canto, a pesar de la sinrazón que esto representa, será la única verdad".





domingo, 31 de julio de 2016

Obertura de Norma

Los números orquestales en Bellini son siempre de aplicación dramática. En sus óperas no encontramos ninguna secuencia orquestal ajena a esta finalidad. No hay que olvidar que la ópera es ante todo teatro y en el belcantismo belliniano la dramaturgia se expresa casi exclusivamente a través del canto. En este contexto la orquesta es soporte, nunca coprotagonista como ocurre en otros estilos.

En Rossini las oberturas de las óperas, denominadas técnicamnete Sinfonías, eran piezas ajenas al drama que se representaba, de aquí que fueran intercambiables de una ópera a otra, y su función fundamental era la de advertir al público que la representación comenzaba y debía ocupar sus asientos. Esto no fue obstáculo para que el pesarés cuidara la composición de sus oberturas y las dotara de un llamativo interés musical que acaparase la atención del público desde el mismo momento en que se iniciaba el espectáculo. Mediante un ingenioso recurso formal, consistente en un gran "crescendo" situado por lo general tras el desarrollo, era capaz de levantar de su asiento a los espectadores que ya estaban acomodados y, por supuesto, lograr el objetivo de atención buscado.

En Bellini hay una evolución del concepto dramático de la obertura, siendo en Norma donde se muestra con más evidencia. La Sinfonía de esta ópera sigue en parte pautas rossinianas, tanto en su forma como en la propia escritura. Digo en parte, porque el esquema binario conformado por una "introducción lenta" seguida de una amplia segunda sección conformada por un "allegro sonata" con exposición de temas, desarrollo, reexposición, es este caso parcial, y coda está presente, pero la construcción no se hace sobre temática libre, como ocurre generalmente en Rossini, sino de procedencia directa, ya sea literal o del ambiente dramático de ciertas escenas de la obra. Si la "introducción" recrea el entorno marcial y guerrero que rodea a todas las escenas en las que Norma ejerce ante su pueblo como sacerdotisa, en el "allegro" encontramos un primer tema, de trazas rossinianas, que evoca la desesperación de la sacerdotisa al sentirse abandonada por el amante y un segundo tema extraído del dúo del acto II entre Norma y Pollione en el que ella amenaza con la muerte al amante traidor (In mia man alfin tu sei). La coda, convertida en una sección propia indicada como Maggiore, está construída sobre el tema coral con que se cierra la declaración de la guerra a Roma en el acto II.

El desarrollo tonal de la pieza, Sol menor para la introducción y tema primero, Sol mayor (homónimo del principal) para el tema segundo, Si bemol mayor (relativo del principal para el desarrollo) y de nuevo Sol mayor para la coda es muy efectivo para cimentar la construcción formal de la pieza.

Este tipo de oberturas, emparentadas "de lejos" con las de traza sinfónica de las óperas de Mozart, Beethoven y Weber, no es corriente en la ópera italiana de la época. Si el Guillermo Tell rossiniano está dotado de una gran obertura, según el concepto sinfónico, es por la propia exigencia de la gran opéra francaise, estilo adoptado para esta obra por Rossini a cambio de una pensión vitalicia concedida por el Gobierno francés. En el caso de Norma, la importancia musical de su obertura procede de la necesidad del compositor de situar anímicamente al espectador ante la tragedia que se va a desarrollar sobre el escenario. En cierto modo actúa como un spoiler, pero esto no es asunto grave porque en la ópera el espectador no se sumerge en el drama a través de la intriga, dado que la dificultosa comprensión de la integridad del texto lo imposibilita, sino a través de la manera en que son narrados mediante la música y el canto los acontecimientos dramáticos de la historia.

Para ilustrar todo lo dicho proponemos la escucha de este fragmento de Norma en una magnífica versión de Daniel Harding al frente de la Orquesta del Teatro la Fenice (Venecia, 2011).

https://www.youtube.com/watch?v=3JW3R0i9qbM


Los interesados en seguir la partitura pueden acceder a ella en descarga legal y gratuita a través del link siguiente:

http://imslp.nl/imglnks/usimg/d/d6/IMSLP388187-PMLP15092-Vincenzo_Bellini__Norma__1831_.pdf



No hay comentarios: